Este mundo llamado "La U"

lunes, 27 de marzo de 2006

Todos los que estamos en la Universidad de Costa Rica, principalmente los que ya llevamos rato, hemos notado que todo este mundo es muy diferente al mundo en el que nos hemos criado.

Lo primero que notamos, es que todo esto es como una ciudad, con edificios, calles, su centro de salud, su registro, su cancha de fútbol, reservas biológicas, su centro de recreación, radio emisora, canal de TV, un par de quebradas, residencias, camión para recolección de basura y hasta su propio servicio de autobuses. También se podría decir que tenemos una área rural, con más vegetación, más tranquila; y una área urbana con mucha gente, y más cemento.

Sin embargo, yendo un poco más allá de la infraestructura, por primera vez empezamos a conocer como es el mundo ahí afuera. Vemos que la escuela y el colegio no sirvieron más que para aprender a escribir, sumar, restar, multiplicar y dividir; todo lo demás es mejor olvidarlo. Antes aceptábamos todo lo que nos dijeran, ahora lo cuestionamos primero.

Antes apoyábamos al partido que nuestra familia apoyaba, ahora es completamente imposible que votemos por un partido tradicional. Antes no veíamos nada de malo en las guerras que pelean los Estados Unidos, ahora sabemos que ellos las ocasionan y conocemos todos los intereses que se mueven por debajo. Los chorizos en el gobierno, la corrupción policial, las grandes transnacionales, ahora todo forma parte de nuestros conocimientos.

Aquí los que eran bichos raros, son gente común. Ser inteligente, intelectual, o simplemente informado es lo normal. Los tipos de personas son diversas, así como los temas de conversación que van desde los más comunes hasta los más profundos.

La música que escuchamos es más compleja, más variada, más intelectual. El cine también es diferente, la palabra “hollywoodense” es menos común y el cine latinoamericano o europeo toma fuerza en nuestras películas predilectas. Las expresiones artísticas y culturales son abundantes y diversas.

Con el tiempo nos adentramos tanto en este mundo, que hasta llegamos a olvidar como son las cosas allá afuera. Nos parece increíble que la gente siga votando por los mismos, que ciertos temas musicales sean todo un pegue, o que ciertos programas tengan tanto ranting.

Tanto nos gusta este mundo, que es difícil dejarlo. Lo vemos porque muchos se quedan aquí como profesores o funcionarios.

Este mundo es diferente, porque aquí la gente piensa.

1 comentarios
Daniel Montero dijo...

Un aspecto muy notorio en el contraste de la UCR con el resto del planeta es la educación vial. No solamente las calles son, para los peatones intrauniversitarios, una extensión de la acera, sino que los conductores respetan eso y hasta los pasos peatonales. Fuera de la UCR, intentar utilizar la prioridad de paso en un cruce peatonal es arriesgar la vida; por el contrario, adentro de la U yo he visto que hasta los taxistas le ceden el paso a los peatones.
¿ De qué manera podremos extender estas normas de cortesía, subcultura o como se diga al resto de la sociedad costarricense? O menos ambiciosamente, a un barrio o zona específica a la vez.
Para mí es claro que, incluso los universitarios, están conscientes de que las normas viales en la calle son distintas afuera y adentro de la universidad, por lo sería inoportuno y hasta peligroso para un peatón cederle el paso. Hay algo dentro del perímetro de la universidad que nos obliga a comportarnos de manera distinta adentro de ella. Queda por analizar qué es y cómo transmitirlo al resto de la ciudad.

29/3/06 10:05 p. m.  

Publicar un comentario