La campaña de 1856 y el ahora

miércoles, 13 de diciembre de 2006

¿Recuerdan la historia que nos enseñaron en la escuela sobre la de la Campaña de 1856? Mas o menos dice que William Walker, comandando un ejército de mercenarios principalmente de estadounidenses, invade Nicaragua e intenta expandir su dominio a tierras costarricenses. Aunque no es apoyado explícitamente por el gobierno norteamericano, si son recibidos como héroes después de su primera intervención. El ejército tico, más tarde unido al ejército centroamericano, impide la consolidación de tan ambicioso plan. Después de una intensa y sufrida lucha, Costa Rica mantiene su libertad. Ahora bien, ¿han pensado como sería esa historia si la ubicamos en estos tiempos?

Pues yo me la imagino así: buena parte de los costarricenses se opondrían al dominio de Walker, sin embargo otra buena parte no se explicarían como es posible que exista gente que se le oponga. -Si Walker trae el progreso a centroamérica, ¿que no ven?-. Los costarricenses que se unan al ejército serían un montón de "comunistas, vagabundos que abandonan su trabajo, violentos e ignorantes".

Las encuestas dirían que los ticos apoyan a Walker, nuestro presi Osquitar aceptaría todas las exigencias de Mr. William ( ¡seguro que Juanito Mora! ), CNN transmitiría solo lo que le conviene al invasor , nada de la Batalla de Santa Rosa, nada de fusilamiento de filibusteros, nada que afecte su imagen. Las televisoras y periódicos nacionales solo se encargarían de repetir dichas noticias.

Cualquier propaganda anti-Walker sería satanizada y censurada. En cambio, se haría una inversión multimillonaria en propaganda para que el pueblo se de cuenta de lo beneficioso que es Walker. Al final, con un pueblo manipulable y pasivo, Mr. William no necesitaría del uso de armas para apoderarse de Costa Rica.

3 comentarios
Biata dijo...

En una ocasión William W. dijo palabras mas o palabras menos, como si fuera una profesía, que la conquista que no logró el con las armas, algún día se lograría con los dolares. Y ahora es una triste realidad.

14/12/06 8:38 p. m.  

"El General William Walker fue fusilado el 12 del corriente, a las ocho de la mañana. Mostró siempre la mayor sangre fría, ni siquiera cambió de color cuando caminaba de la prisión a la plaza donde fue ejecutado. Dos soldados con espadas desenvainadas iban delante de él, y tres, con bayonetas caladas, le seguían. En su mano derecha llevaba un sombrero, y en la izquierda un crucifijo.

Antes de tomar asiento en el fatal cauquete pidió al sacerdote que le acompañaba, puesto que él no podría hablar lo suficientemente alto para ser oído, decir al pueblo que le pedia perdón a todo aquel a quien había injuriado en su presente expedición, etc.; lo que es diversamente informado por varias personas.

Luego se sentó; una fila de diez soldados avanzó y disparó inmediatamente. Murió al instante. Los soldados dieron tres vítores y todo estaba terminado. Sus restos han sido decentemente enterrados, con los usuales ritos de la Iglesia. Yo Creo que había un profundo sentimiento de simpatía por su final de parte del pueblo en general, y no parece que haya ningún espíritu de venganza de parte del Gobierno ni de sus funcionarios. Rudler fue condenado a cuatro años de prisión, pero creo que será libertado antes de mucho tiempo."

19/2/07 4:18 p. m.  

Eso lo escribió un Estadounidense que presenció la ejecución de Walker.

19/2/07 4:20 p. m.  

Publicar un comentario