CheckGmail

sábado, 24 de febrero de 2007

CheckGmail es un pequeño programa que revisa periódicamente nuestra cuenta de Gmail. Por medio de un icono en la bandeja del sistema nos mantiene al tanto de los nuevos mensajes. Entre las configuraciones podemos indicar cual navegador web utilizar, cada cuanto revisar el correo e incluso podemos especificar que etiquetas incluir en la consulta.

En una pequeña ventana emergente indica detalles como el asunto del correo, quién lo envía y las primeras palabras del mensaje. También nos da la posibilidad de marcar el mensaje como leído, como spam, borrarlo, abrirlo en el navegador o archivarlo (click en la imagen para ver los detalles).

Este útil notificador está disponible en varios idiomas y ocupa un mínimo de ancho de banda. Eso si, es solo para sistemas basados en Unix, como el Ubuntu.

Sitio oficial: checkgmail.sourceforge.net

Die Weisse Massai (La Princesa Masai)

jueves, 22 de febrero de 2007

Carola (Nina Hoss) es una turista Suiza que junto con su novio visita Kenya. En su viaje conoce a Lemalian (Jacky Ido), un guerrero Samburu el cual le es muy atractivo. Ella decide quedarse para buscarlo, mientras que su novio regresa solo a casa.

En medio del romance y el drama, Carola y Lemalian deciden unir sus vidas y vivir en Barsaloi, la aldea de la tribu del africano. A pesar de la pasión que surge entre ellos, el choque cultural los lleva a situaciones bastante tensas.

La película es una producción alemana y se basa en The White Masai, el bestseller escrito por Corinne Hofmann que narra su propia historia. Es hablada en Alemán, Swahili e Inglés, contiene una buena cantidad de tomas paisajísticas y muestra mucho de la cultura del pueblo africano donde se desarrolla.

La actuación de Nina Hoss esta bien, sin embargo considero que pudo haber estado mejor, principalmente en las partes dramáticas. También, a pesar del alto contenido cultural, pienso que se pudo mostrar aspectos más positivos de la cultura africana.

Die Weisse Massai es una película romántica, pero con fuertes dosis de drama que nos saca de la fantasía y nos coloca en un mundo más realístico, donde nuestra princesa no siempre termina con una sonrisa en su rostro. Esta película más que para simple entretenimiento es una película para reflexionar.

Kurtlar Vadisi: Irak (El Valle de los Lobos: Irak)

martes, 13 de febrero de 2007

Imaginemos la típica película de acción, con su héroe imbatible, balas, bombas, golpes, exageraciones, etc. Básicamente dos bandos: turcos y estadounidenses, y claro, por dicha tenemos los norteamericanos para que nos defiendan... ¡NO! Aquí la cosa cambia. Con el mismo fanatismo con que Hollywood ataca a todo lo que esté fuera de su país (incluyéndonos), el director Serdar Akar realiza esta película, para esta vez atacar a los estadounidenses, específicamente a su ejército. Aquí estos son los malos, los que oprimen, los que matan gente inocente.

Kurtlar Vadisi: Irak es la película más costosa del cine turco y está basada en muchos sucesos reales. Esta es la adaptación de la serie de televisión Kurtlar Vadisi. Esta película muestra otra versión de la historia, otra forma de ver las cosas, sobre todo para los que habitamos al otro lado del mundo.



No creo que llegue a nuestros cines, así que mejor bájenla y la ven en sus computadoras

DVDRip, XviD, AC3, Subtítulos en inglés y español, ~700 Mb. Empaquetado con WinRAR.

Parte 1: http://www.mediafire.com/?lff1uxtiomo
Parte 2: http://www.mediafire.com/?imowek3p7va
Parte 3: http://www.mediafire.com/?xwvjmneikh2
Parte 4: http://www.mediafire.com/?ti9dz2whtp7
Parte 5: http://www.mediafire.com/?kholjevjz1h
Parte 6: http://www.mediafire.com/?y24kwd2zyts
Parte 7: http://www.mediafire.com/?cgrjmmmkofm (resubido 27 set 2008)
Parte 8: http://www.mediafire.com/?nye9mesih2b

Enlaces actualizados al 5 sep 2008

No me llames extranjero

domingo, 4 de febrero de 2007

¿Tu, que nacionalidad tienes? ¿Costarricense? Si naciste aquí supongo que eres indígena. ¿No? Entonces de seguro eres producto de la migración, naciste aquí pero tus antepasados son extranjeros, originarios de otras tierras. De Europa quizás, personas que buscaron nuevas oportunidades, con buenas o malas intenciones, pero extranjeros al final. Inmigrantes, como esos de los que te burlas constantemente, que a pesar de su necesidad te niegas a extenderle tu mano. Que son hermanos tuyos, pero gracias a una línea que trazó alguien por ahí, ya los consideras como algo muy lejano a ti.

Razones tenemos para repudiar a alguien, pero no a todo aquel que tenga el mismo origen también. En todas las culturas están los "buenos" y los "malos": hay Nicas buenos y malos, hay Colombianos buenos y malos, hay Gringos buenos y malos, y hay Ticos buenos y malos. Al final no es su nacionalidad lo que los hace "buenos" o "malos".

¿Para que dividirnos en pequeños grupos sin poder? ¿No sería acaso mejor formar una sola unidad fuerte y resistente? Los que nos hacen daño, que paguen, y los que quieren progresar, que se integren.

Un pueblo dividido es un pueblo fácil de manipular, es un pueblo fácil de abusar, es un pueblo fácil de reprimir.

Canciones recomendadas:

  • De Facundo Cabral: "No me llames extranjero"
  • De Malpaís: "Contramarea"

El valor de nuestras instituciones

sábado, 3 de febrero de 2007

Constantemente hablamos de los inconvenientes de nuestras instituciones, las quejas son constantes, y claro, los servicios que deberían prestar están por debajo de nuestras necesidades. ¿Acaso la solución será desaparecerlas? ¿O habrá una segunda opción?

Analicemos un poco las ventajas de estas instituciones: me han operado cuatro veces en la Caja Costarricense de Seguro Social sin desembolsar ni un solo millón. A mi madre le realizaron un completo y efectivo tratamiento contra el cáncer, incluyendo quimioterapia, radioterapia y una operación. He utilizado un teléfono público en perfecto estado en Talamanca, y he llamado con mi celular desde Nicaragua, pagando una de las tarifas más bajas del planeta. El servicio telefónico y eléctrico cubre la gran mayoría del territorio nacional sin importar lo quebrado del terreno.

Solo hay que echar una mirada al exterior y comparar para percatarnos que las cosas no están tan mal como parecen. Hay ventajas que tenemos y que no necesariamente las dan las opciones que plantean por ahí. Una empresa privada no va a perder su dinero llevando electricidad o teléfono a zonas poco accesibles y no muy pobladas. Las instituciones del estado están para servir al pueblo, no para hacer dinero. Si son del estado son del pueblo, así debería ser.

¿Qué podemos hacer entonces? Pues actualmente enfrentamos mucha problemática incluyendo una alarmante corrupción en puestos administrativos de nuestras instituciones. ¿Valdrá la pena botar una institución nuestra de gran trayectoria, por alguna empresa extranjera con otros intereses?

Creo que lo conveniente es retomar nuestras instituciones, que de veras trabajen para el pueblo, y lo más transparente posible, sin corrupción. Las instituciones del estado tienen un enorme potencial, hay que aprovecharlo. Lo malo del tico es que acostumbra cruzarse de brazos y espera a que otro haga las cosas. Votan por un candidato creyendo que él solo va a arreglar la situación del país, cuando todos debemos trabajar en conjunto.

¿Qué hacer entonces? Presione, pero no destructiva sino constructivamente. Reclame, pero donde se escuche, envíe cartas a los respectivos departamentos, ponga denuncias, delate a los empleados que no cumplen con su trabajo, etc, etc. La presión de los usuarios obliga a la mejora de las instituciones. Hago énfasis en que siempre debe buscar el crecimiento y no simplemente joder, reclame de buena manera, hablando se entiende la gente.

Si puede ir más allá, adelante. Por ejemplo la Rectoría de la UCR ha integrado una Comisión Especial, que después de cinco años de trabajo ha redactado y presentado una propuesta para el fortalecimiento del ICE. Esta comisión surge a raíz del famoso "Combo del ICE", y ha tomado en cuenta opiniones de destacadas personalidades provenientes de diversos sectores. Puede descargar el documento en formato PDF aquí.

Si todos ponemos nuestro grano de arena, Costa Rica sería un país diferente. Comience usted poniendo el ejemplo.

Fotografía tomada de: www.semanario.ucr.ac.cr

No todo es dinero

Vivimos en un mundo donde todo se valora de acuerdo a su costo económico. Cada cosa tiene su equivalente a papelitos de colores o rueditas de metal. Pareciera que el dinero es lo más importante, es el primer punto a tomar en cuenta cuando queremos valorar algo. Sin embargo no todo es dinero, existen importantes parámetros que no debemos olvidar.

¿Cómo es más barato comprar leche, en un envase de plástico de 1.8 litros o en dos cajas tetra-brick de 1 litro cada una? Si sacamos el valor monetario por mililitro es posible que la mejor opción sea el empaque tetra-brick. ¿Pero que pasa si ponemos atención al valor ecológico? ¿Qué es más reutilizable o reciclable? En Costa Rica se puede reciclar el plástico del envase, mientras que los empaques tetra-brick son simple basura. Y aunque mi amigo Chepe hace billeteras tetra-brick, al envase plástico le podemos encontrar más utilidad.

¿Qué pasa si nos encontramos alguna pieza arqueológica en el patio de la casa? Digamos una vasija indígena precolombina. Con buena habilidad le podemos sacar bastante dinero a algún turista a cambio del pequeño tesoro. ¿Pero que pasa con el valor cultural? Nuestros tesoros arqueológicos saldrían del país para nunca más volver, y con ello parte de nuestras raíces indígenas. Una cosa es una artesanía más, y otra cosa es una pieza única que representa parte de nuestra identidad. El dinero no justifica perderla en el olvido.

Un último ejemplo: Vamos al supermercado a comprar leche en polvo (otro ejemplo de leche), vemos una bolsa de un productor nacional y otra de origen Irlandés a menor costo. ¿Cuál compramos? Pues la de origen nacional, como buenos ticos deberíamos impulsar la producción nacional, no vamos a perjudicar a nuestros hermanos para hacer rico a quién sabe quién.

Claro, poniendo los pies en la tierra, vivimos en un país capitalista donde el dinero es lo que vale. La pequeña clase adinerada obliga a la gran clase obrera a tomar decisiones en torno al valor monetario de las cosas. Al final compramos lo que nos alcance, dejando de lado el costo ecológico, cultural o el nacionalismo. Pero deberíamos tratar de considerar estos costos (y muchos más que no menciono), por lo menos de ves en cuando, tanto como podamos.

En este tema pienso que hay mucha tela que cortar, hay pros y contras, y hay bastante que discutir. Por lo menos les dejo esa inquietud para que lo piensen, y la próxima vez que valoren algo tengan en cuenta estos costos no monetarios.

Babel, hay que verla

¿Que relación tiene una pareja de turistas norteamericanos y su empleada mexicana, con una familia que cría cabras en Marruecos, con los problemas de una adolescente sordomuda en Japón? Bueno, tendrá que ver Babel, la última entrega del director Alejandro González Iñárritu.

Sin respetar ningún orden cronológico, el director mexicano entrelaza las distintas historias para al final armar una película llena de sentido, tal como lo hizo con Amores Perros y 21 Grams.

En esta última entrega, González nos muestra una película donde los estadounidenses no necesariamente son los buenos. Toca temas como la migración y el terrorismo donde estos no quedan con muy buena imagen.

Con actuaciones bien logradas y una cinematografía muy trabajada, la película capta constantemente nuestra atención durante los 142 minutos que dura. El drama es constante, con algunas pinceladas de humor que le dan un matiz diferente, por lo menos por algunos instantes. Además del inglés, la película contiene escenas en español, francés, árabe, bereber, japonés y lengua de señas japonesa.

Babel, además de entretenida, es una película para analizar, para leer entre líneas. ¿Quiénes ganan al final?, se lo dejo de tarea, hay que verla.