No todo es dinero

sábado, 3 de febrero de 2007

Vivimos en un mundo donde todo se valora de acuerdo a su costo económico. Cada cosa tiene su equivalente a papelitos de colores o rueditas de metal. Pareciera que el dinero es lo más importante, es el primer punto a tomar en cuenta cuando queremos valorar algo. Sin embargo no todo es dinero, existen importantes parámetros que no debemos olvidar.

¿Cómo es más barato comprar leche, en un envase de plástico de 1.8 litros o en dos cajas tetra-brick de 1 litro cada una? Si sacamos el valor monetario por mililitro es posible que la mejor opción sea el empaque tetra-brick. ¿Pero que pasa si ponemos atención al valor ecológico? ¿Qué es más reutilizable o reciclable? En Costa Rica se puede reciclar el plástico del envase, mientras que los empaques tetra-brick son simple basura. Y aunque mi amigo Chepe hace billeteras tetra-brick, al envase plástico le podemos encontrar más utilidad.

¿Qué pasa si nos encontramos alguna pieza arqueológica en el patio de la casa? Digamos una vasija indígena precolombina. Con buena habilidad le podemos sacar bastante dinero a algún turista a cambio del pequeño tesoro. ¿Pero que pasa con el valor cultural? Nuestros tesoros arqueológicos saldrían del país para nunca más volver, y con ello parte de nuestras raíces indígenas. Una cosa es una artesanía más, y otra cosa es una pieza única que representa parte de nuestra identidad. El dinero no justifica perderla en el olvido.

Un último ejemplo: Vamos al supermercado a comprar leche en polvo (otro ejemplo de leche), vemos una bolsa de un productor nacional y otra de origen Irlandés a menor costo. ¿Cuál compramos? Pues la de origen nacional, como buenos ticos deberíamos impulsar la producción nacional, no vamos a perjudicar a nuestros hermanos para hacer rico a quién sabe quién.

Claro, poniendo los pies en la tierra, vivimos en un país capitalista donde el dinero es lo que vale. La pequeña clase adinerada obliga a la gran clase obrera a tomar decisiones en torno al valor monetario de las cosas. Al final compramos lo que nos alcance, dejando de lado el costo ecológico, cultural o el nacionalismo. Pero deberíamos tratar de considerar estos costos (y muchos más que no menciono), por lo menos de ves en cuando, tanto como podamos.

En este tema pienso que hay mucha tela que cortar, hay pros y contras, y hay bastante que discutir. Por lo menos les dejo esa inquietud para que lo piensen, y la próxima vez que valoren algo tengan en cuenta estos costos no monetarios.

2 comentarios
Juan dijo...

opino lo mismo el dinero no es todo, hay cosas mas valiosas que el mismo dinero

4/6/08 2:21 p. m.  
Anónimo dijo...

hay muchas cosas mas valiosas en el mundo que el cochino dinero pero estamos acostumbrados a que todo es dinero, es mas sin dinero no tendria ni la pc ni el internet para escribirte este comentario xD

22/1/11 12:15 p. m.  

Publicar un comentario