El clásico del "futbol": Ingeniería - Derecho

viernes, 27 de abril de 2007

En la universidad hay muchas tradiciones, pero como el partido de "fútbol" Ingeniería vs Derecho, ninguna. Sinceramente pocas veces me divierto de la forma que lo hice hoy al mediodía.

Recién salía de una reunión. Hablaba por teléfono con mi novia mientras caminaba por el campus de la UCR. De pronto escucho una multitud, gritando completamente exaltada. --Seguro es el partido Ingeniería vs Derecho-- me dice mi novia. Yo había escuchado de tal partido, pero nunca había asistido. Todavía faltaba para una cita con un cliente, así que me quedé a observar este clásico del "fútbol" universitario.

En un extremo con camisetas rojas, los hinchas de la Facultad de Derecho, al otro lado sus grandes rivales, la Facultad de Ingeniería. Enérgicos coros calientan el ambiente, y el partido comienza. Árbitros y jugadores parecen ser los únicos que toman en serio el juego. En pocos minutos Ingeniería anota el primer gol.

Cualquier pretexto parece ser bueno para un enfrentamiento, unos cuantos segundos bastan para transformar la cancha en campo de batalla. Como si de una guerra épica se tratara, los ingenieros avanzan con escudos de cartón y armados con bombas de agua, tomates, huevos, incluso plátanos. Sus rivales no lo dudan y avanzan también. La guerra es feroz, el olor a huevo invade el lugar. Los demás espectadores sacan sus paraguas tratando de evitar los múltiples proyectiles que logran alcanzarlos.

Termina el primer round y sigue la mejenga. Un jugador de derecho pasa muy cerca de la barra de ingeniería, ¿para que lo hizo?, múltiples objetos vuelan hacia él, un huevo en la cabeza sella el rápido ataque. Por allá un jugador de ingeniería se tira al suelo producto de una falta, ¿para qué lo hizo también?, se repite la historia.

Se hace recolecta y las barras se reabastecen de armamento. Un nuevo ataque, esta vez al estilo Capture the flag, logra que los ingenieros tomen la manta que ondeaban los abogados. No sucede lo mismo al intentar arrebatarle el casco a un abogado, que vestido de ingeniero, hace mofa de su rival.

El árbitro siempre serio intenta dirigir un juego serio. El "árbitro hijueputa" coreado más de una vez no parecía importarle, como es de esperar. Pero lo que si colma su paciencia fue cuando al pitar un penal a favor de ingeniería, recibe un golpe que lo deja en el suelo. "Gordo hijueputa" le gritan al jugador de derecho que ocasionó la salida del juez.

Sin árbitro no hay juego, y a pesar de que se ofrece un voluntario ya no se podía seguir, la batalla final ya estaba decidida. Esta vez los de derecho se ven obligados a retroceder, un rival que los supera en número avanza a gran velocidad contra ellos. Yo tenía que ir a mi cita, pero según me cuentan, los ingenieros encerraron a sus rivales en el edificio de derecho.

Con un tiempo efectivo de unos 20 minutos, algunas lesiones, dos goles para los abogados, y con un gol y un penal sin tirar para los ingenieros, finalizó este gran clásico del "fútbol". La diversión estuvo siempre asegurada.


Edito para agregar este video, gracias a danielchaves86 que lo subió:

a la/s 9:21 p. m.  
3 comentarios
Esteban dijo...

jajaja Viva Ingenieria! YAY!

28/4/07 1:04 p. m.  
danielchaves86 dijo...

jaja mae excelente narracion

4/5/07 1:08 a. m.  
Cato dijo...

Esta buenazo mae, VIVA DERECHO. Por cierto, el mae que trato de robarse mi casco, PIENSELO DOS VECES WEON! JAJA. En el piso se puso a llorar que no le pegaran.

7/5/07 2:33 p. m.  

Publicar un comentario