Los espejismos de don Óscar

domingo, 23 de marzo de 2008

Una vez más Pilar Cisneros, ahora junto a Ignacio Santos, le dice unas cuantas verdades al Señor Presidente de Costa Rica (¿Recuerdan la entrevista en tiempos de referéndum?). Todo inició por la crítica de los periodistas de Telenoticias cuando se anunció que Costa Rica está en quinto lugar en el mundo en materia de conservación ambiental, lugar con que no están de acuerdo. Óscar Arias en su afán por maquillar su imagen, publicó una carta criticando a los periodistas. Pilar e Ignacio no se quedaron callados y respondieron de la siguiente manera:

Las buenas noticias de verdad se construyen con hechos
Codirectores de Telenoticias

Contrariamente a lo que afirma el presidente Oscar Arias en su artículo Una buena noticia no es noticia ( La Nación 3/2/08), el hecho de que Costa Rica haya ocupado el quinto lugar en el Índice de Desempeño Ambiental 2008, no nos convierte en un país limpio, ni mucho menos, amigable con el ambiente. El papel, don Óscar, aguanta lo que le pongan.

El Presidente quiere darnos una lección de “ética periodística” porque nos atrevemos a preguntar si realmente merecemos tener el primer lugar del continente americano en conservación ambiental. Lo que manda la ética periodística no es repetir como loros lo que los políticos pregonan, sino cuestionar, confrontar y verificar los hechos antes de lanzarlos al aire. Por hacer precisamente esto –y no por “informar en función del rating”– es por lo que Telenoticias ocupa el primer lugar de audiencia en el país.

Perdón, pero no hay que sentir orgullo por honores mal merecidos que estallan en mil pedazos cuando los comparamos con la triste realidad del país en materia ambiental. Vamos a los hechos, don Óscar.

Los desechos. ¿Sabe cuánta basura recogieron el año pasado las plantas hidroeléctricas del país? Más de 1.600 toneladas. Por cierto, durante el primer año de su administración, los desechos casi se cuadruplicaron al pasar de 486 a 1.615 toneladas. Creemos que no hay que recordárselo, pues en su plan de gobierno usted dice textualmente: “En el manejo de los desechos sólidos… no ha existido planificación alguna”. ¿Ya se le olvidó?

Los ríos. ¿Se bañaría usted en el María Aguilar, en el Virilla o en el Torres, como lo podían hacer sus padres y abuelos? Un estudio de la Universidad Nacional demostró que esos ríos y la mayoría de sus afluentes alcanzan un nivel de contaminación grado 5. Según los científicos, con una contaminación grado 3 no debe permitirse el contacto del agua con los humanos. Usted lo debe tener claro, pues en su plan de gobierno dice: “La cuenca del Río Grande de Tárcoles, donde se asienta una buena parte del desarrollo económico del país, es la cuenca más contaminada de Centroamérica”. ¿Se acuerda?

Los bosques. Ya perdimos un 75% de nuestros bosques primarios ¡para siempre! Aunque efectivamente en las últimas décadas nuestros bosques secundarios crecieron, no fue por la acción de los políticos –ni mucho menos de su gobierno–, sino porque decayó la ganadería y muchos optaron por abandonar sus tierras, que se fueron regenerando solas.

Los parques. Nuestros parques nacionales, orgullo de todos, generan millones de colones, pero reciben una limosna a cambio. No hay suficientes guardaparques ni equipo, los baños y servicios al turista dan vergüenza, los cazadores los usan como cotos de caza, y ni siquiera son nuestros pues debemos más de 70 millones de dólares a los dueños originales de las tierras. Se las quitamos, pero nunca se las pagamos.

La educación. Usted mismo reconoce que somos el país de Centroamérica que más basura produce. Mil toneladas diarias, solo en el área metropolitana. ¿Cuál es su programa de reciclaje, don Óscar? ¿Dónde está su “política pública” para enseñarle a la gente a separar los desechos? En el país que ocupa el quinto lugar mundial en el Índice de Desempeño Ambiental, los basureros a cielo abierto son la regla, no la excepción.

El aire. Aquí no vale la pena agregar nada a lo que usted, muy acertadamente, escribió en su plan de gobierno: “La calidad del aire se ha deteriorado hasta tal punto de causar trastornos respiratorios por exposición a contaminantes, en niveles muy superiores a los establecidos en las normas internacionales”.

Las reservas. Y ¿qué nos dice de los grandes acuíferos donde se guarda el líquido para las futuras generaciones? Sus funcionarios no cesan de dar permisos a nuevas urbanizaciones en zonas de protección y el Minae sigue autorizando nuevos pozos, a sabiendas de los miles que funcionan en forma clandestina, sin ningún control.

Las aguas negras. ¿Dónde está su programa de tratamiento de aguas negras? Millones de excrementos llegan hasta nuestros ríos todos los días, sin ningún control.Y así podríamos seguir y seguir.

En algo estamos totalmente de acuerdo con usted: el mejor periodista es el que dice la verdad. Eso es lo que hacemos en Telenoticias, apegarnos a la verdad del país, que casi nunca es igual a la verdad de la clase política.

Gracias a esa “búsqueda de la refutación” que tanto molesta al Presidente, no nos creímos el cuento de que el préstamo finlandés de la CCSS era para beneficiar a los asegurados, ni que el ICE escogió al mejor proveedor de las líneas celulares. Ya ve, don Óscar, todas las “buenas noticias” no deberían ser noticia, hasta que no se hayan corroborado. Las refutaciones bien documentadas nunca se convierten en mentiras, como usted sugiere. Es mejor respirar “el polvo de las caídas” y aprender bien nuestras lecciones para corregir y mejorar, que tragarnos las eternas promesas de los políticos que tienen al país sumido en esa ingobernabilidad que usted tanto lamenta.

Finalmente, don Óscar, no hay que nacer en Costa Rica para quererla, para sentirse orgulloso de este país maravilloso y para pelear por conservar sus valores y bellas tradiciones. El amor patrio se demuestra con hechos y no con palabras. Con acciones y no con espejismos. Es así como se construyen las buenas noticias de verdad.

0 comentarios

Publicar un comentario