El estadio de la discordia

jueves, 9 de octubre de 2008

Solo quería dar mi posición en torno a la polémica de construir el futuro Estadio Nacional en la Sabana.

Un espacio para el esparcimiento no puede estar ocupado por tal construcción, deberíamos aprovechar la posibilidad de edificar el estadio en otro sitio ahora que podemos. ¿No sería acaso ideal buscar un lugar más amplio, con más capacidad, con posibilidad de parquear el carro sin mucho problema e incluso más adelante poder ampliarlo a toda una Ciudad Olímpica?

Pero claro, el gobierno está apurado en poner la placa que diga "Administración Oscar Arias" muy probablemente seguido por un "Premio Nobel de la Paz". Además de que necesitan resaltar el gran nombre de los muy generosos Chinos, con su regalito, para olvidarnos de bonos y cosas así. Que mejor manera que el opio del pueblo para distraer la atención.

Cansado está, según dice Oscar Arias, de que se le opongan a todo. Los ticos alabamos lo que es bueno y rechazamos lo que está mal. Si usted, Don Oscar, no hiciera las cosas tan mediocres no tendría tanta oposición. Parece que ha olvidado que las cosas se tienen que hacer bien y no solo para maquillar la imagen.

Los sondeos indican que el pueblo quiere el estadio en la Sabana, probablemente los mismos que dicen que la Sele es buena, así que esa opinión me la paso por el...

2 comentarios
el OsoPeluo dijo...

Pues, como la lengua no tiene hueso y el teclado hace caso, yo también quiero opinar.

Estimado Leo, como primer punto, quiero comentarle que NoBel es con "B" no con "V", a menos que estés pensando desde ya en la "V" de la victoria.

Como segundo punto, me parece que sus palabras están llenas de bilis, que fue escrito con el hígado y eso tampoco está bien. Hay que tener cuidado con lo que se escribe y a quién se insulta de forma pública, podría ser que a alguien le moleste y lo meta en un problema legal.

Me parece muy bueno que haga saber su disconformidad con la forma de actuar del gobierno en el manejo de algunos temas, como este ejemplo del Estadio Nacional.

El problema, más allá de ser un "obsequio" de los chinos o de alguien más, tiene que ver con la ingobernabilidad que sufre el país en este momento por la cantidad de oposición que hay. Todos ponen obstáculos, pero nadie propone soluciones... eso si es algo triste.

Lo que yo me pregunto es, por qué esperaron a que ya no existiera el estadio nacional para detener las obras? Por ahí escuché que "no encontraban la fórmula adecuada para que no rebotaran el recurso", significa esto, que estas personas, dedicaron, sabe Dios cuántas horas a encontrar una posible razón para evitar el progreso.

Una ciudad olímpica? Ya la tenemos, está en Desamparados. Necesitamos otra? No creo.

Lo que si creo es que mejorar la infraestructura para atraer mayor inversión, divisas, trabajo para muchas personas (porque el edificio nuevo necesita mantenimiento) y podría utilizarse no sólo para "el opio del pueblo" sino para alquilarlo para eventos especiales, conciertos, supercross, X Knigts, incluso abriría la puerta para realizar eventos deportivos internacionales y recibir atletas de múltiples disciplinas como se merecen.

De esta forma el dinero recaudado no sería para un equipo privado sino para reinventirlo en el beneficio del país.

Por último, en Costa Rica vivimos en una democracia, donde lo que vale es la voluntad de la mayoría, aunque no estemos de acuerdo, hay que respetar y ser tolerantes.

Un abrazo!

9/10/08 6:01 p. m.  
Leo Jiménez dijo...

Algo que hay que tomar en cuenta es que no es que nos opongamos a construir un nuevo estadio, el problema radica en el lugar en el que quieren construirlo. Recuperemos ese espacio que la Sabana había perdido.

9/10/08 8:07 p. m.  

Publicar un comentario