Solteronas y solterones... ¿y qué?

jueves, 23 de octubre de 2008

Si a los treinta años no te has casado, probablemente serás señalado como el solterón o solterona que la dejó el tren, esa persona desdichada por no casarse, condenada a los comentarios y miradas de los vecinos, que incluso ponen en duda tu tendencia sexual. Ja, ja.

¿Pero que pensamos los que hemos llegado a tan temida edad sin haber unido nuestras vidas con esa mujer u hombre, ideal o no, hasta que la muerte nos separe? Algunos de mis amigos y amigas incluso se acercan temerariamente a los cuarenta sin haber concretado ese paso que nos exige la sociedad.

En mi opinión personal, sin pretender representar la posición de los demás, he visto como las personas, por no quedarse solos, se han casado equivocadamente, incluso a muy cortas edades. Una vida infeliz, llena de peleas y frustraciones se convierte en su rutina diaria.

Con eso no quiero decir que vea el matrimonio como algo negativo, sino que para que implique satisfacción total hay que escoger muy bien. Y dicha escogencia puede llevar años. Incluso podría llegarse a la conclusión de que es mejor vivir con la tranquilidad que implica la soledad.

Para mi no hay nada como una buena compañía femenina. Tener una pareja que le de compañía y cariño es algo que muchos soñamos. Pero pensando con un poco de frialdad, no me voy a casar solo por casarme. Si vale la pena lo haré, sino seguiré disfrutando de mi soltería.

¿No se que opinarán los demás "solterones"?

1 comentarios
Marco Mora dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con Leo, pasar el resto de la vida con la persona que amamos no es un juego o algo que se tenga que hacer por complacer a los demás, debe nacer de un compromiso entre ambos, libre de presiones. Hoy día encontrar esa persona tan especial no es nada fácil, sobretodo si solo nos guiamos por lo físico, y por las "máscaras" que esconden la verdadera persona, por el contrario lo más importante es lo interno. En cuanto a llegar a una determinada edad sin casarse me parece que hoy día no es tan importante, lo ideal sería talvez a los 25 años o menos pero considero que si se llega a los cuarenta o más años no importa, la felicidad que se pueda vivir vale la pena, incluso puede haber quien sea feliz viviendo solo.

24/10/08 1:21 a. m.  

Publicar un comentario