The Matrix, la historia de nuestra realidad

martes, 31 de marzo de 2009

Recuerdo el día que vi The Matrix, no tenía ni la menor idea de la temática de esta película. Simplemente un miércoles de 2x1 mi primo me propuso ir al cine. Recuerdo que me decía como, en los prólogos, unos tipos esquivaban balas, algo que a mi parecer no prometía salir de las típicas producciones hollywoodenses, pero siempre vale la pena salir con mi primo y fui.

Ahora, diez años después, siento como si fuera ayer el día en que vi, con sorpresa, un Neo siendo desconectado de un mundo virtual todavía misterioso. La temática, el trasfondo, los efectos, los personajes, los diálogos, los elementos reutilizados, todo en conjunto hacen de Matrix una película única, que va más allá del simple entretenimiento.


Y es que lo más interesante de The Matrix es que esa historia futurista y apocalíptica, aparentemente surgida de la mera imaginación, describe a la perfección la sociedad actual en la que vivimos. The Matrix "es el mundo que han puesto frente tus ojos para cegarte a la verdad": medios de comunicación manipulados, falsos discursos, censura a programas de debates y opinión, distracciones a la verdad, etc. Todo eso que oculta o minimiza la realidad y te hace vivir en un mundo falso, mientras grupos de poder te succionan sin que te des cuenta.

En el filme, si bien muchos intentan dar a conocer la verdad y desconectar a tantos como se puedan, alguno se niega a vivir en libertad y anhela volver a ese mundo irreal a pesar de estar condenado a la esclavitud. Análogamente muchos prefieren conformarse con ciertas noticias light, creer que todo está bien y vivir en esa falsa comodidad, sin buscar un mañana, mientras ven como día a día su calidad de vida se deteriora más y más.

Las preguntas que surgen son: ¿Estás seguro de que el mundo en el que vives es el real? ¿Trabajas por tu futuro o por el futuro de alguien a quien no le importas? ¿Luchar para ser libre o vivir pasivamente en un mundo sin futuro? Vos sabrás esas respuestas.

Solo espero que en algún momento un Morpheus te reciba con la acertada frase: "Bienvenido al mundo real". ¡Felicidades hermanos Wachowski por diez años de su exitosa película!

Intereses o amistad

lunes, 30 de marzo de 2009

¿Qué tan auténticas son las relaciones humanas? Vivimos rodeados de gente, mucha gente, mantenemos contacto y una buena relación de mucho respeto. Sin embargo todavía dudo sobre las razones que unen a dos personas.

Quizás sean simples intereses creados que mantengan el contacto, quizás sean sentimientos que van más allá de lo material. Hagamos una comparación: ¿Qué es lo que mantiene a una mascota cerca de nosotros? Lo típico es porque somos quienes los alimentamos, si tienen hambre se acercan, sino nos ignoran. De la misma manera pienso que muchos, de hecho la gran mayoría de las personas que conocemos, se acercan a nosotros en busca de algún beneficio, más que por un sentimiento.

Continuando con la comparación, está claro que existe un animal que no solo busca alimento, sino que afecto también. Hablo, por supuesto, de nuestros amigos caninos. El perro es el mejor amigo del hombre porque es el único animal que sabe amar sin intereses de por medio. Y bueno, también hay unos pocos casos de otros animales que demuestran amor. De igual manera, creo que hay amigos que siempre mantienen contacto por afecto más que por intereses, lo más seguro es que los contamos con los dedos de una sola mano, pero existen y ahí están.

Desearía vivir en un mundo donde el amor sea lo que nos une, ¿pero que puedo hacer?, no queda más que aceptar el hecho de que todos buscan no más que un beneficio y valorar, claro está, aún más a los que nos han demostrado amor de verdad.

El dinero de la felicidad

domingo, 22 de marzo de 2009

Con los años uno se va dando cuenta que el humano, a pesar de vivir en sociedad, es un ser solitario. Los amores son de mentira y, usualmente, no aguantan más de dos o tres años. Los amigos siempre están ocupados, tanto como uno, así que son escasos los encuentros para socializar. Las familias ya no existen. Lo que quizá en algún momento fue una realidad ahora es solo parte de la historia, aplastada por la vida moderna.

Antes la vida era completa en compañía de seres queridos, a excepción, claro, del que disfruta de la soledad. Ahora los amigos son virtuales, si es que te gusta tener amigos así, si no entonces digamos que son simples conocidos de la Internet. Lo que te digan los eventuales amores no son más que palabras vacías sin significado, contrarias a lo que eventualmente te demostrarán.

Dejando las relaciones con otros humanos de lado te quedan otros elementos con que entretenerte: televisión, último álbum de tu artista favorito, alquilar un go-kart, playa o montaña, teatro, cine, un buen libro, etc, etc. Entonces lo que te hace feliz, eso que te entretiene y te llena tiene un precio monetario. Sabemos que el dinero por si solo, acumulado en una cuenta de banco o debajo del colchón no tiene ningún valor, pero no hay duda que lo necesitamos para actividades de recreo en el mundo actual.

Que irónico que el dinero haga la felicidad, pero en el mundo que hemos construido así es.