El dinero de la felicidad

domingo, 22 de marzo de 2009

Con los años uno se va dando cuenta que el humano, a pesar de vivir en sociedad, es un ser solitario. Los amores son de mentira y, usualmente, no aguantan más de dos o tres años. Los amigos siempre están ocupados, tanto como uno, así que son escasos los encuentros para socializar. Las familias ya no existen. Lo que quizá en algún momento fue una realidad ahora es solo parte de la historia, aplastada por la vida moderna.

Antes la vida era completa en compañía de seres queridos, a excepción, claro, del que disfruta de la soledad. Ahora los amigos son virtuales, si es que te gusta tener amigos así, si no entonces digamos que son simples conocidos de la Internet. Lo que te digan los eventuales amores no son más que palabras vacías sin significado, contrarias a lo que eventualmente te demostrarán.

Dejando las relaciones con otros humanos de lado te quedan otros elementos con que entretenerte: televisión, último álbum de tu artista favorito, alquilar un go-kart, playa o montaña, teatro, cine, un buen libro, etc, etc. Entonces lo que te hace feliz, eso que te entretiene y te llena tiene un precio monetario. Sabemos que el dinero por si solo, acumulado en una cuenta de banco o debajo del colchón no tiene ningún valor, pero no hay duda que lo necesitamos para actividades de recreo en el mundo actual.

Que irónico que el dinero haga la felicidad, pero en el mundo que hemos construido así es.

a la/s 11:13 p. m.  
0 comentarios

Publicar un comentario