Cuando lo que se practica es deporte

miércoles, 14 de octubre de 2009

Recuerdo hace unos años cuando todavía creía en "la sele". Era el típico costarricense que siempre decía: "esta vez si vamos a ganar", "esta vez si vamos a volver al mundial", "ahora si la sele está mejorando". Derrota tras derrota, vergüenza tras vergüenza fue muriendo esa ilusión.

El reciente gane a Trinidad & Tobago me trajo recuerdos de cuando también le ganamos hace unos años. Las malas cosechas eran el pan nuestro de cada día, como ahora, pero el gane a este equipo nos llenó de ilusión, como ahora. Recuerdo como salimos a las calles a celebrar en grande, la Fuente de la Hispanidad se abarrotó de fanáticos que por fin se desahogaban luego de reprimidos gritos de gol.

Alegrón de burro, como dirían por ahí. La vergüenza volvió a manchar nuestra querida bandera patria, como ahora. ¿Hasta cuando seguiremos creyendo que "la sele" representa a Costa Rica? ¿Cuanto tiempo más necesitaremos para ver que estos muchachos, con el respeto que se merecen como personas, lo que practican dista mucho de ser fútbol profesional?

El problema es el erróneo concepto que manejamos en cuanto a deporte se refiere. Un verdadero deportista entrena a morir, cuida su dieta, se concentra en su disciplina, no trasnocha ni abusa del alcohol. Un verdadero equipo se sabe entender, juega cooperativamente, son uno solo; para ello entrenan durante meses y no días antes de un evento, como acostumbramos ver en el fútbol de este país. En el deporte de verdad lo que importa es ser el mejor del mundo, no una simple y sufrida clasificación, menos el dinero que se pueda generar.

¿Creen que la sub 20 será el futuro de nuestro fútbol? Primero hay que cambiar la forma de hacer las cosas aquí. Ese equipo es bueno tanto por sus jugadores como por la forma de jugar en equipo que han logrado alcanzar. Pero pasará como siempre, todos serán comprados y prestados apenas unos días antes de un partido importante. Apenas vean el dinero y las mujeres, se endiosarán, apoyados por la misma afición, y su mente se separará de su deporte. No lo digo por decirlo, lo digo porque eso es lo que siempre pasa.

Para que el fútbol tico llegue a ser profesional, primero hay que cambiar la mentalidad tanto de afición como de dirigentes de clubes de fútbol. Solo entonces podremos ver lejos y no conformarnos con simples migajas.

1 comentarios
ric@ dijo...

ahora si concordamos!

14/10/09 11:25 p. m.  

Publicar un comentario